Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

viernes, enero 18, 2019

Pescadero


El pescadero, desde su atalaya, otea el horizonte y descubre su presa. No sabe que es un homófobo, porque desconoce el significado de esta palabra y porque hacer chistes sobre maricones le parece el deporte nacional. Se pone contento cuando se le acerca alguien que él cree que es uno de ellos. Se apresura a informar a sus compañeros, para que disfruten adecuadamente del espectáculo. Con la clientela como espectadora invitada, interpela a la víctima, tirando de tópicos y clichés, para que todos sepan a quién se está refiriendo. Está acostumbrado a tener éxito, es su especialidad. El pescadero se siente orgulloso de su hombría y virilidad, y le parece de una justicia elemental mofarse de quien no se ajuste a su código. Por no saber, no sabe siquiera si su víctima propiciatoria es o no homosexual, pero él ha vislumbrado en su pose o en su voz el dato irrefutable: el cliente es un mariquita y hay que castigarlo. Lo de menos es la humillación de la víctima, el ataque gratuito y cruel a su dignidad, cómo se pueda sentir ante algo así. El pescadero cree que es una buena persona, porque seguramente trata bien a su mujer y a sus hijos, si los tiene, y es muy apreciado por sus compañeros y amigos. Pero su víctima, que soy yo, quiere decirle que no lo es. Que hace falta ser muy miserable y canalla para querer crecer a costa del otro. Y por cierto, quería decirle también, para su conocimiento, que no, que no soy homosexual. Pero que a mí no me importa si él, en su fuero interno, lo es.

lunes, enero 14, 2019

Horizonte de sucesos

Aquí estamos, tratando de vislumbrar el horizonte de sucesos del agujero negro que todo lo engulle. Muchas gracias, Javier, por invitarme a la observación. Un placer, pese al intenso frío.

jueves, enero 10, 2019

Machos alfa

El macho alfa no ha leído nunca a Huxley. Ni falta que le hace. Suelta verdades como puños, no tiene pelos en la lengua, ni complejos, ni escrúpulos, habla sin ambages, llama al pan, pan, y al vino, vino. El macho alfa no duda, no pregunta, no argumenta, no rectifica. Lleva razón por decreto. Tiene respuestas fáciles para problemas complejos, todo lo arregla en un santiamén, con un poco de mano dura, si hace falta. Rechaza los impuestos, el cambio climático, el evolucionismo y las estadísticas. No se arruga, es echao p’adelante, lo intenta por las buenas pero, llegado el caso, si hace falta, resuelve el asunto por las bravas. Llama a las cosas por su nombre: maricón, bollera, moro, negro, panchito, rojo, subnormal, zorra. Es hombre de fe, la de toda la vida, antes de que llegaran por tierra, mar y aire los descendientes de los que expulsamos de estas tierras hace siglos. Y es un patriota a carta cabal, exhibe con orgullo su bandera y se le hincha el pecho cuando suenan las notas del himno, duros, sí, pero no de piedra. Es devoto de la tradición, las procesiones, las corridas de toros, la caza, el boxeo, la legión y de los chistes de gangosos, cojos y tartamudos. Si buscan alguno, están de enhorabuena: este año se espera una magnífica cosecha. 

viernes, diciembre 28, 2018

Cosecha de mendigos

En el barrio madrileño en que vivo, con las primeras lluvias otoñales, han empezado a crecer los mendigos. Los veo ahí, bajo los soportales, cada mañana, casi invisibles para la multitud de vecinos que se dirigen presurosos hacia su trabajo, rumiando sus cuitas personales. Me gustaría invitar a mi barrio a tanto hipersensible ante un chiste de mal gusto sobre la bandera y explicarles que la verdadera patria, ese concepto abstracto con el que se  les hincha el pecho y quiebra la voz, está aquí, en las calles de mi barrio. Resulta aburrido ver cómo el truco sempiterno de ocultar los problemas concretos, el hambre, la vivienda, la educación, la sanidad, la igualdad de géneros, el respeto a los diferentes colectivos, la no discriminación, la asistencia social, con abstracciones e intangibles, como Dios y Patria, sigue dando tanto rédito electoral. Y me gustaría también explicarles a los jóvenes líderes de lo viejo y anquilosado que no hay banderas suficientes, por feraz que esté siendo la cosecha, para abrigar a tanto mendigo.

martes, diciembre 11, 2018

Han vuelto

El flujo de lava, tantos años soterrado, ha terminado por eclosionar. Ocupados como estamos en fruslerías varias, no hemos sabido detectar cómo han crecido los aprendices de brujo. Ahora nos alarmamos al descubrir que bajo sus barbas atildadas se esconde el infausto bigote cuartelero, que su mirada tiene la misma siniestra asimetría que la del tuerto golpista y que sus vítores a la vida son en realidad, como antaño, vítores a la muerte. Casado y Rivera, enfrascados en una encarnizada lucha goyesca por exhibir sus atributos y su  mandíbula de escualo, se creían los nuevos cirujanos de hierro, los mesías de un tiempo nuevo. Y eran solo los profetas. 

lunes, diciembre 03, 2018

Carta en El País

Argumentos para el populismo

Bajo la hojarasca de la política, plena de exabruptos, gestos para la galería y brindis al sol, va creciendo una cosecha de especies amenazantes. De un tiempo a esta parte proliferan las casas de apuestas, publicitadas sin pudor; las opiniones de un payaso se han vuelto materia judicial y un gag de mal gusto puede llevarte al calabozo; existe un doble rasero que permite exculpar a los de tu tribu, aun negando lo evidente, y enviar al averno al rival. Crece la desigualdad sin que a nadie parezca importarle, enfrascados como estamos en el color de las banderas y la existencia o no de los escupitajos; multimillonarios de todo tipo y condición se enzarzan por unos euros del salario mínimo. Y todavía hay quien se pregunta por qué triunfa el populismo.
Juan Fernández Sánchez. Madrid

viernes, noviembre 30, 2018

Filosofía de gimnasio

En la vida hay que elegir entre llevar razón o ser feliz.