Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

lunes, diciembre 05, 2011

Un método peligroso

Un método peligroso, del canadiense Cronenberg, con Viggo Mortensen, Keira Knightley y Michael Fasbender en los papeles estelares, narra el proceso de afinidad y distanciamiento entre el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, y quien estaba llamado a ser su heredero, Carl Jung, con una paciente-colega-amante de por medio, para completar el triángulo. La película tiene una factura impecable, con exteriores adecuados, interpretaciones solventes y una banda musical minimalista, reducida a la máxima expresión, precisamente para dar relevancia a los sesudos diálogos que mantiene el triángulo en cuestión. Si lo que se pretendía era hacer un trabajo divulgativo para el gran público, el plan me parece eficaz, pero lo cierto es que más allá de ciertas concesiones morbosas (la escenas sadomasoquistas entre Jung y su paciente o los ataques de histeria de esta, por ejemplo) y de la aparición fugaz de un personaje libertino, el de Otto, el filme me parece que adolece de falta de tensión narrativa, con un Mortensen envarado, sometido a un ejercicio de contención que deviene en inexpresividad y falta de elocuencia. Un ritmo deliberadamente lento, tratando de recrear una sociedad burguesa que parece haber domado el tiempo, acompañado de una fotografía preciosista, un vestuario dominical y unas localizaciones en parajes con sabor decimonónico, hacen que la obra guarde cierta similitud con el cine británico de temática victoriana, con esa pulcritud tan exquisita que entusiasma a unos y empalaga a otros. Se deja ver.

3 Comments:

Anonymous Penélope said...

Pues la veremos, aunque la pulcritud británica me empalaga un poco.
Por cierto vi Un Dios salvaje, y tenías razón, nada que ver con la representación teatral.

21:54  
Blogger Mares said...

No he leído muy buenas críticas de esta película, tal vez sea que después de ver Promesas del Este las expectativas que ha generado esta nueva obra de Cronenberg sean demasiado altas.
El tema me parece interesante, un ménaje à trois psicológico (entre dos psiquiatras y su paciente) así que tendré que ir a verla (más que nada por recrearme con Vigo Mortesen y tal vez perder el control)¡es tan guapo!

00:07  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Penélope, a mí también empieza a cansarme tanta pulcritud. Mares, Mortensen me parece un actor excepcional (brutal su papel en La carretera), pero en esta ocasión no le han dado cancha.

11:50  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home