Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

lunes, noviembre 28, 2011

Y ahora va Murakami y

Simenon, ¿recuerdan? , me dejó hundido en la miseria cuando me enteré de que había folgado con más de diez mil damas, obligándome a admitir, noblesse oblige, que yo no había llegado ni a la mitad. Y ahora va Murakami y demuestra, con documentos gráficos, que ha logrado acabar una ultramaratón de 100 kilómetros, y ahí tengo que confesar que, pese a mi afición a correr, no le llego ya no a la mitad, ni siquiera a la décima parte. Eso sí, comparto lo que dice sobre el maravilloso vacío en el que ingresas cuando llevas unos cuantos kilómetros a tus espaldas, el misticismo del sudor. Y comparto sobre todo el proverbio budista al que alude a propósito del correr: pain is inevitable, suffering is optional. Es difícil de explicar, pero hay un punto en el que el cuerpo se rinde, se niega a seguir, pero tú, poseído por la soledad del corredor de fondo, desoyes su mandato y continúas corriendo a ninguna parte, solo con la música de Bruce Springsteen en tu cerebro desnudo.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Te tocó hondo el tema de Simenón pero si te sirve de consuelo yo ni corro, ni escribo, ni amo, ni rezo, como más de lo que quemo y para colmo tengo miedo de los gatos, así que tu me dirás...

mares

23:07  
Anonymous Sor Isabel de Villena said...

Tuve el libro en las manos el viernes, alguien ya me había hablado de él en cierta ocasión y lo estuve h/ojeando por encima.

Me recordo mis carreras populares y en lo único que pensaba cuando participaba; en no llegar al mismo tiempo que la ambulancia, pero nunca lo conseguía. Me adelantaba unos minutos, pero siempre me pisaba los talones. Hacia 8 kilómetros y llegaba con la tercera edad, pero bueno, los hacía.

Ahora he pasado al Walking y también yo llevo a Bruce, así que, no pienso, solo, asciendo a la luna.

Muy interesante tu post anterior sobre los relatos eróticos. Difíciles, realmente difíciles.

23:42  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home