Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

lunes, marzo 07, 2011

PA NEGRE


Auspiciada por el goya a la mejor película, Pa negre, de Agustí Villaronga, goza de una segunda oportunidad en los cines españoles. Sobre ella, sobre el premio, corre una leyenda urbana que habla de que lo recibió favorecida por el duelo no solo artístico, también personal, entre Álex de la Iglesia e Icíar Bollaín, los otros candidatos en liza. En cualquier caso, admito que me parece una película más que digna, con un hábil tratamiento de la luz, tenebrosa las más de las veces, rutilante en las escasas secuencias protagonizadas por la familia pudiente, un desarrollo argumentativo con ese punto de intriga que genera en el espectador las dosis de curiosidad necesaria para seguir deambulando por la trama, con un personaje, el del jovencísimo Frances Colomer, Andreu, dotado de una mirada periscópica que le permite observar el envés de la realidad, los momentos en que caen las máscaras y afloran los instintos de todo tipo, sexual, de supervivencia, un reparto, entre los que destacan una atormentada Laia Marull, un despótico y ventajista Sergi López, un acomodaticio Eduard Fernández, una pragmática y resentida Marina Comas, y una atmósfera, magníficamente recreada, de aquellos años de posguerra en los que el oxígeno, no solo el pan de trigo, era un bien escaso y mal repartido, obligando a las gentes de la época a practicar toda suerte de piruetas para sobrevivir, a cubrir sus vergüenzas con harapos y contradicciones, con una moral utilitaria que, en el mejor de los casos, solo les servía para ir tirando. Le sobra a la película, en mi modesta opinión, el uso excesivo de alguna metáfora, como la de los pájaros y los ángeles, y algún subrayado lírico que contrasta con la sobriedad narrativa que caracteriza el filme. Y elocuente la última frase de la película, cuando en el internado otro alumno le pregunta al protagonista quién era la extraña señora que se alejaba por el pasillo: una señora del pueblo que me ha traído un paquete, dice. Era su madre, en realidad, pero aquel fue un tiempo de huérfanos.

3 Comments:

Anonymous Joana said...

Em lleve el barret davant de tan magistral ressenya!!!
Moltes gràcies, senyor mestre, les seues ressenyer en serveixen de model per als meus nous pinets, ara per ara totalment desequilibrats!!!
Abraçades

14:10  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Contaré un secreto: bajo el seudónimo de Joana se esconde el propio autor, que para disimular escribe los elogios en catalán. Tothom ho sap!

15:58  
Anonymous Joana said...

Sorry, I Think you are wrong!!! It's the evil. Don't you remember???

17:39  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home