Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

lunes, mayo 02, 2011

NO TENGAS MIEDO

El tema de los abusos sexuales pertenece a esa categoría de extrema sensibilidad en la que hay que andar con pies de plomo, pues provoca de forma espontánea soflamas primarias y respuestas simplistas. Es sabido que el director, Montxo Armendáriz, se ha documentado a fondo para el rodaje de esta su última película (antes firmó obras importantes como 27 horas, Tasio o Secretos del corazón), que mantuvo numerosas entrevistas con víctimas y profesionales sanitarios, y en modo alguno se le puede acusar de no haber manejado tan espinoso asunto con sumo tacto. La película llama la atención por sus silencios y por sus elipsis. Es una película que cumple la máxima de Hemingway en la producción de un relato, su teoría del iceberg (mostrar solo una décima parte y dejar que el lector recomponga el resto), porque está repleta de insinuaciones, verdades entrevistas, alusiones, frases incompletas..., como una realidad contemplada sin correr los visillos, con la técnica del esfumato, como en esos cuadros con ventanas que nunca acaban de mostrar la realidad callejera de forma nítida. Cualquiera mínimamente familiarizado con el tema sabe de la ambivalencia de sentimientos de las víctimas, del complejo entramado de relaciones, como un aparato circulatorio repleto de arterias, venas y una densa red capilar, de la cobardía de quienes prefieren mirar hacia otro lado, de la desazón absoluta de quienes lo sufren, el sentimiento de culpa, el recurso a paraísos artificiales, las secuelas de por vida... La obra ha salido bien parada en la crítica, y no seré yo quien la contradiga. Tal vez abuse algo de los silencios, y el ritmo se hace en exceso moroso, pero me parece un trabajo digno, que justifica la inversión de un par de horas cualquier tarde de estas. Ah, inmenso Homar, en su siniestro papel.

2 Comments:

Blogger Mares said...

Unaa película que tal vez sirva de puente hacia la recuperación, para que quienes sufren o han sufrido experiencias parecidas se atrevan a sacarlas a la luz para poder superarlas.
Afrontar la vida, sin el apoyo de la familia,requiere una gran valentía.
Escuche a Pepa Fernandez hacer una entrevista a Moncho Armendariz con motivo de esta pelicula, muy interesante, pero aún no he tenido tiempo de verla.

17:31  
Anonymous Anónimo said...

Mares, es dura, pero merece la pena. Juan

21:04  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home