Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

jueves, agosto 07, 2008

Más situaciones embarazosas

Sin duda, el peor trago por el que he pasado en estos años indocentes fue cuando dos ex alumnas mías me pidieron hablar conmigo en privado. Tras un interminable titubeo, me acabaron informando de ciertas prácticas de un profesor que, al parecer, se habían producido un par de años atrás. Cuando les mostré mi extrañeza por haberme elegido como interlocutor, cuando no nos unía ninguna relación académica, me remitieron a unas palabras que yo mismo había dicho tiempo atrás, en una clase: siempre hay un adulto en quien poder confiar. Desde el primer instante supe que no tenía elección: no me quedaba otra alternativa que ponerlo en conocimiento de la dirección. A partir de ahí, los trámites fueron sumamente engorrosos: declaraciones en el juzgado, entrevistas con los padres, con la inspección, declaraciones juradas y finalmente, cinco años después, el juicio. No entraré en detalles, obviamente, puesto que este liblog es de acceso libre, y además de ilegal sería injusto que yo mostrase públicamente mi propio punto de vista al respecto. Ya hubo una sentencia emitida por una juez e ignoro si se ha realizado alguna apelación por parte del profesor, actualmente retirado de la práctica docente. Sólo quería dejar constancia de ese mal trago, de cómo la vida a veces te coloca en tesituras francamente complejas, te obliga a acercarte al abismo y sondear las profundidades de los pozos negros. Respecto a mi actuación, hubo quienes me felicitaron por mi supuesto coraje cívico y quienes censuraron mi implicación, dado que, en su opinión, era un asunto estrictamente privado, a resolver por los padres de las afectadas. Ni lo uno ni lo otro. A diferencia de los casinos, aquí no había opción para elegir entre el rojo y el negro, entre el par y el impar. La vida eligió por todos: negro impar.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me has dejado sin palabras.

17:47  
Anonymous Anónimo said...

Vamos ya Juan!!! Ese super blog!! Pero muy mal ehh porque el de "Es la cultura, estúpido" si nos lo enseñaste en clase pero este no...Bueno sigue asi porque escribes muy bien y ganaras muchos mas premios!! Gracias por este año de clase! Saludos!
Sandra.

Pd. Sigue contando el chiste de la onomatopeya!

18:04  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

¡Oh, no! ¡Ma topella!

18:07  
Anonymous Anónimo said...

Un chiste muy antiguo y muy socorrido, que por cierto siempre funciona.

18:16  
Anonymous Anónimo said...

Personalmente, creo q no deberias de haber escrito esto.
Sí, atrae la atención de muchas personas a las cuales nos tocó vivir esa época, algunas solo interesadas en el simple cotilleo y en finalmente acabar inventandose historias sobre lo sucedido, y otras,pasandolo mal. Y.. aunque entiendo que sirve de desahogo, mi opinión es q no deberías de haberlo contado, sobre todo en lo q se refiere a como quedaron las cosas al acabar el juicio.

05:41  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home