Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

jueves, noviembre 17, 2011

De la huelga en la enseñanza pública

Un buen amigo, cuando le informo del porcentaje menguante de huelguistas en mi instituto, me espeta: qué ganas tienes de que esto fracase. Con los amigos ocurren cosas así, te sorprenden con la guardia baja. No, me produce una inmensa tristeza el fracaso de esta lucha, pero también la torpeza con que se ha gestionado. Desde el radicalismo asambleario, que ignoraba el componente sociológico del profesorado, la situación social (a una sociedad con cinco millones de parados le importa realmente algo como los desdobles, las agrupaciones o las ratios, por mucho que quienes estemos en el ajo intentemos explicarlo), el estado de euforia del PP, a punto de barrer en las inminentes elecciones, la situación económica del país (en un tris de tener que ser rescatada por el fondo europeo, con todo lo que ello implica), la impopularidad de las medidas, los sacrificios económicos (a 100 euros por jornada de huelga)... hasta la falta de coraje (bien es cierto que estaban en un callejón sin salida) de los sindicatos de clase, arrastrados por el voluntarismo de las asambleas. Era la crónica de un fracaso anunciado, porque Esperanza Aguirre y sus mariachis saben que el domingo el pueblo va a legitimar todos sus desmanes, va a dar por buena su política canalla y va a aplaudir con entusiasmo lo que realmente supone la eliminación de la igualdad de oportunidades y la movilidad social. Las huelgas siempre se producen en un contexto determinado, a veces el menos favorable, como en esta ocasión. Y hay otros factores que nunca se deben obviar, como la correlación de las fuerzas antagónicas. Tengo la certeza de que no hemos acertado con la táctica, lo cual no impide que admita que esta huelga hace que aumente aún más mi admiración hacia mis compañeros (los huelguistas, claro), ante los que me quito el sombrero en señal de respeto y admiración. Y a Aguirre y los suyos les diría lo que les dijo Unamuno a los militares fascistas en el Aula Magna de la universidad de Salamanca en 1936: venceréis, pero no convenceréis.

12 Comments:

Anonymous Principessa said...

Pues a pesar de todo, yo sigo al pie del cañón, de huelga y esta tarde a la mani. Es lo único que nos queda, el derecho al pataleo...

15:42  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Ojo, que yo también he hecho huelga, por solidaridad con los compañeros que la hacéis.

15:55  
Blogger Mares said...

En la manera que estáis haciendo las cosas los únicos perjudicados sois vosotros y vuestras familias con la reducción de ingresos, además de los chavales que están echando a perder su futuro. Nunca he podido entender una huelga en la que el estado o el empresario salgan ganando y es que sale muy rentable una auto-reducción del sueldo con razón o sin razón. Deberíais probar con otras fórmulas como llevaros todos los pupitres , las pizarras o la grifería de los servicios y venderlos en el rastro; tampoco estaría mal dar aprobados generalizados con matrícula de honor (ya sabemos que no todos lo valen pero se podría engrosar la lista como hacen en la privada) para que doña Aguirre se vea obligada a cumplir con su promesa de dar cobertura a los nuevos bachilleratos de excelencia, o que de sopetón se encuentren con un excesivo número de aprobados de selectividad entre los alumnos de la pública y que estos tengan preferencia para estudios universitarios en la universidad pública, es que, me vais a perdonar, hasta que no se vean resultados académicos extraordinarios, doña Aguirre tiene la sartén por el mango así que más nos vale que recemos por que regrese el espíritu de la roja .

16:30  
Anonymous Principessa said...

Hemos sido varios miles de imbéciles los que aún tenemos ganas de luchar...
Juan, yo creía que las huelgas se hacían por uno mismo, no por solidaridad.
Eso de robar los pupitres y griferías me ha hecho gracia... Dónde va a parar, mucho mejor un robo que una huelga...

20:33  
Blogger Mares said...

Principessa yo creo que hay que ser muy solidario para secundar una huelga además de generoso. NO es por uno mismo por lo que salís a las calles y consentís que os reduzcan el sueldo, es por vuestro futuro como educadores públicos, por eso me reitero en que el mayor daño lo hacéis si demostráis que vuestros alumnos consiguen salir adelante a pesar de todos los recortes. Demostrar de una vez lo que valéis, que sois capaces de que nuestros hijos puedan competir con el resto de alumnos sin complejos y con éxito.

Queréis hacer pupa a doña Aguirre? pues no consintáis que se salga con la suya, que la escuela concertada y privada no os llega a la suela del zapato y vosotros lo sabeis pero os estáis dejando ganar la partida y eso sí que es lamentable.

21:36  
Anonymous Principessa said...

Lo siento Mares, pero no estoy de acuerdo... creo que una huelga se secunda por convicción, no entiendo lo de la solidaridad con los compañeros. Y por supuesto que lo hacemos por el futuro de nuestros hijos, y por el futuro, en general. Ahí es donde está la solidaridad.
Perdona, pero no comprendo bien el último párrafo. ¿Cómo se supone que no debemos consentirlo?, ¿que nos estamos dejando ganar la partida?. Vamos, no me atrevería yo a decir eso en un claustro...
Estoy contigo en una cosa, todo esto es lamentable.

22:13  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Veamos. Desde septiembre vengo diciendo que la lucha debía ser mediática, eficaz y duradera, además de no perjudicar a nuestros alumnos. Una huelga en la escuela pública, en este contexto, no puede ser igual que la de una fábrica que hace coches. Y la prueba de que no ha sido eficaz es que ni siquiera se ha conseguido sentar en la mesa a Aguirre y sus mariachis. Claro que mi enemigo no es el sindicalismo, ni jamás reprocharé a mis compañeros haber tenido el coraje y el altruismo de hacer la huelga así, pero con el coraje y el sacrificio no basta. Hay algo llamado táctica.

22:46  
Anonymous Principessa said...

Quizás los que tenéis ideas deberíais estar donde se corta el bacalao... estoy contigo que los que ya lo han cortado no han dado con la fórmula eficaz.
Y confieso que yo soy incapaz de meterle mano... no sabría ni por dónde empezar.

23:15  
Anonymous myself said...

Y estrategia, Juan

23:50  
Blogger Sergio said...

Juan, eso mismo que has dicho tú se lo dije yo a una ex profesora mía y desde entonces no me ha vuelto a hablar. No le veo beneficio alguno para la enseñanza pública el que constantemente estemos de huelgas que reducen las horas útiles de enseñanza, reducen considerablemente vuestros sueldos y reducen el aprendizaje de los alumnos. Me parecen genial las manifestaciones, pero las huelgas en un sector tan importante y necesario como la enseñanza perjudican muy esencialmente al alumno, y después, a vosotros. Aguirre va a seguir recortando igual con el apoyo de sus votantes, vosotros cobrareis mucho menos y todo seguirá igual. La forma de darle a Aguirre en la cara es que los alumnos aprendan, y aprendan a pensar.

Este asunto no se ha llevado bien por parte de los sindicatos, es un hecho. La educación y la sanidad son los dos únicos sectores en los que parar es fatal, y parar es dar la razón a quien dice que la calidad es baja. Demostremos que no.

00:47  
Anonymous Anónimo said...

Yo creo que el hecho de que los profesores no hagan huelga no quiere decir que los alumnos vayan a ser mucho mejores que si no la hacen. También depende de su trabajo y de las ganas que tengan, pero hay algunos que ni siquiera yendo día sí y día también al instituto aprobarán porque se dan por dejados, y eso supongo que Juan lo sabe bien. Por supuesto que las huelgas perjudican, pero no determinan.
Con esto no quiero decir que esté a favor o en contra de nada, por cierto.
Ah, y la idea de los aprobados generales, los robos y todo eso... me parecen muy buenas, pero no creo que nadie lo lleve a cabo. Aunque no estaría mal que se cambiase de táctica.

17:36  
Anonymous Principessa said...

¿Pero es que lo decís en serio? Me parece increíble que ante un tema tan serio y grave como la situación que vivimos en educación, os parezca una "idea" lo de los robos... Bueno, así si que íbamos a demostrar la educación que les damos a nuestros alumnos (y no hablo del currículo). Nos tomáis el pelo, ¿no?, no he terminado de pillar la ironía... Si no es ironía, no tengo más que decir.
Y, con todos mis respetos, lo de apoyar los aprobados generales con matrícula de honor es hablar de lo que no se sabe (sólo se puede dar un 10%).
Por ahora todos hablamos, de cómo se debería haber gestionado, de la pérdida de clase de los alumnos (punto en el que estoy totalmente de acuerdo), del favor que les hacemos ahorrándose nuestros sueldos, pero todavía no he oído una alternativa clara, concisa y realista de cómo se podría haber hecho mejor.
Que conste que soy la primera que reconoce no tener ni idea.

17:56  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home