Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

domingo, noviembre 06, 2011

Antídoto

Detecto en los círculos en los que me muevo un aire de derrota, y acaso sea el momento de echar mano de alguna cita de autoridad, la de Saramago, por ejemplo, que afirmaba que a diferencia de la victoria, la derrota nunca es definitiva. Acude uno a su librería de cabecera y me encuentro al bueno de Santiago con semblante de náufrago recolocando los estantes, solo estamos dejando a los imprescindibles, ya que vamos a morir, muramos en la mejor compañía, y encuentro el mismo tono en las tertulias de café, en las charlas telefónicas, por todas partes. Es cierto que un vómito azul está a punto de anegar por completo la península, y que, con independencia de la nefasta gestión de los actuales gobernantes, que merecen el despido sin indemnizaciones, cuesta digerir esta dosis de feísmo (basta ver sus sonrisas, dios mío), este monumento a la sinrazón, el medievalismo y el mal gusto. No todo está perdido: en medio de la debacle nos refugiaremos en la belleza. Hasta que escampe el temporal, habrá que buscar asilo en los museos, en las librerías, en la naturaleza, en   los cines y teatros, en algún cuerpo hospitalario, en una conversación ingeniosa. Habrá que seguir invirtiendo en valores actualmente en quiebra, la ética, el progreso, la solidaridad, el trabajo, la inteligencia, el humor. Tal vez algún día Santiago pueda rescatar los libros sacrificados.

2 Comments:

Anonymous Penélope said...

Como ängel gonzalez, yo también lo noto, aunque esta vez creo que he meurto definitivamente, sin probabilidad alguna de resurrección.

Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome en el aire
cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños
Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

12:47  
Anonymous Anónimo said...

El arte como antídoto para compensar el exceso de azules supongo que será efectivo si se trata de admirar obras del tipo "cuadro negro sobre fondo blanco" , tal vez "el blanco sobre blanco"...de Malevich, pero para prevenir el vómito lo mejor es siempre hacerse con una buena provisión de antieméticos.

De cualquier modo, yo siempre he pensado que hasta el 20 de noviembre no deberian vendernos la piel del oso antes de cazarlo que aún puede haber sorpresas.

mares

21:55  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home