Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

jueves, marzo 31, 2011

De los espejos

Con este señor de la foto, todavía en el poder, ha estado medio mundo haciendo negocios hasta hace un rosario. Ilustres mandatarios han jugado el papel de perfectos anfitriones permitiendo que instale su jaima, escoltado por su guardia amazónica, en varios palacios gubernamentales. Otros, a cambio de mirar para otro lado y reírle las gracias, se han llevado un caballo como regalo. Desechemos, por facilón, el comentario sobre su rostro (este rostro, como casi todos, se comenta a sí mismo, parece una enmienda a la totalidad) y centrémonos en su único miembro visible: la mano derecha que emerge de un brazo flácido y minúsculo. El ostentoso anillo, con la correspondiente dosis de piedras preciosas engastadas, obliga al meñique a hacerse a un lado, con la misma displicencia con que se trata a un súbdito acostumbrado a apartarse con un simple chasquido. El resto de los dedos, sarmentosos como corresponde a un anciano, sugiere una sensación de reposo que es contradicha por el envaramiento general, por la pose de felino dispuesto a dar un zarpazo en cuanto el fotógrafo gire sobre su eje de simetría, puede que antes. Del pecho cuelga un broche, una insignia, un símbolo de vaya usted a saber qué hermético código, castrense o religioso. Pero lo que definitivamente aterra no es lo mostrado, sino lo oculto, ese brazo izquierdo que parece agazapado, a la espera de que concluya el engorroso trámite con el fotógrafo para volver a poner la realidad en su sitio, como el titiritero que se despoja de la máscara al acabar la función.

2 Comments:

Blogger Mares said...

Dicen los entendidos,los que saben hablar con los caballos (Robert Redford and company), que al corcel en su relincho se le oía penar ...

"Buenas tardes señores, es muy triste tener que de relinchar y cocear, pero más triste es tener que de posar.
Por caridad, alguién que me quite esa mano de encima que así no levanto cabeza"

Y claro, el pobre anda con una depre de caballo ( de ahí su nombre)

17:34  
Anonymous Joana said...

Si tuviera que mandar una foto, antes me lo pensaría dos veces. menudo retrato Sir John. Cualquier intento psicianalítico quedaría a la suela del zapato de tus psicofotocaracterizacion.

CONRATULATIONS!!!

19:30  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home