Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

miércoles, marzo 23, 2011

La madre muerta

Meghan O'Rourke, una escritora estadounidense, decidió contar por escrito, como método catártico, la muerte de su madre. En su narración, da cuenta no solo del curso de la enfermedad, de la dolorosa terapia, del avance implacable y las huellas del deterioro en el cuerpo de la víctima, sino que traza también una semblanza de la madre, los primeros recuerdos de ella, habla de las tardes compartidas, las vacaciones, las lecturas, cómo guio sus primeros pasos como escritora. Hay momentos de intensa emotividad, claro, como la descripción del instante mismo del tránsito, las últimas palabras, la dificultad de aceptar la pérdida, la imposibilidad de hacerla retornar. Y concluye con una sentencia inquietante: no es Orfeo quien trata de regresar a Eurídice al mundo de los vivos, sino que es esta quien, desde su reino de sombras, le reclama con la seguridad que proporciona saber que, de todas las citas, esta es la única que no podemos ignorar.

8 Comments:

Anonymous Joana said...

Cada segon de la nostra gloriosa existència és una passa més cap a la ineludible trobada amb la dalla negra.

20:41  
Anonymous Joana said...

Sorry, m'he precipitat, rectifique:

Cada segon de la nostra gloriosa existència és una passa més cap a la ineludible trobada amb la Negra Dalla.

Made in mysef and I like it!

20:43  
Anonymous Jomateixa said...

Brrrrrrr... by, not in

20:46  
Anonymous Anónimo said...

Sí, muy poético, ciertamente. Juan

20:53  
Blogger Mares said...

La verdadera catarsis se da con el tiempo, cuando asumes la pérdida y que no hay marcha atrás. Es doloroso, pero inevitable. Escribir sobre ello sirve exclusivamente para mantener la memoria, los recuerdos aunque bien es cierto, que es otra forma de mantener vivo al que se fue.
Sobrevivir a la muerte de un ser querido es un hecho que todos debemos aceptar, así como deberemos afrontar nuestra propia muerte cuando nos llegue.
La Dra. Elisabeth Klüber Ross mantenía la idea de que la muerte era una de las experiencias más grandiosas de la vida. Ella escribió un libro "La rueda de la vida" en el que contaba su experiencia personal con la muerte y con la vida después de la muerte. Para ella morir y nacer eran dos acontecimientos similares, que cada uno de los cuales, nos aboca a una forma de existencia concreta. Comparaba el momento de la muerte con la fase en que una mariposa (vida espiritual) emerge del capullo (el cuerpo deteriorado que ya no tiene manera de recuperarse).
A pesar de que muchos la veían como la doctora muerte, con sus teorías ayudó a miles de pacientes terminales a superar esa fase y a sus familiares a entender el tránsito hacia otra morada.

21:11  
Anonymous Anónimo said...

Soy un tipo poco espiritual, Mares, por no decir nada. Me temo que es una palabra que ha sufrido tantos abusos y manoseos que provoca muchos recelos, cuando no rechazos. Juan

11:57  
Blogger Mares said...

Jejejeje, bueno no pasa nada, aunque tu seas pobre de espíritu te libras de quedarte en el capullo sin metamorfosearte en bischo volador, porque para compensar yo soy una bella sin alma y tengo mis influencias con el señor que reparte Karmas.

Namasté.

21:52  
Blogger Mares said...

Conste en acta que si (un suponer) añades una entrada acerca de Encontrarás dragones, prometo no intervenir, jejejeje, entre otras cosas porque, aunque no te lo creas, de ese tema ni flowers, en realidad ni flowers de casi nada salvo de croquetas.

16:48  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home