Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

sábado, marzo 19, 2011

Pater familias

La familia, como institución socioafectivaeconómica no es ni buena ni mala, sino todo lo contrario, que dijo aquel. Es, eso sí, paradójica: sus más combativos defensores (tanto que a poco que te descuides pueden hacerte una avería en la línea de flotación), son unos tipos con sotana que curiosamente se cuidan muy mucho de crear (al menos abiertamente) nuevos grupos familiares. Cualquiera que haya leído a los clásicos sobre esta materia, Engels, sin ir más lejos, estará al tanto de la interrelación de la familia con el sistema productivo, y cómo ambos han ido evolucionando de la mano a lo largo del tiempo. Ignorar este aspecto y refugiarse en martingalas y soflamas moralistas supone no entender nada al respecto. No se trata de reducir una entidad tan compleja y poliédrica a una lectura economicista, los afectos (desde el amor más exaltado al odio visceral) existen, faltaría más, cómo negarlo, pero tampoco de caer en exégesis voluntariosas, llenas, como el infierno, de buenas intenciones. Conozco tantas familias, y de tan amplio espectro, que me resulta imposible dictar una sentencia ecuménica. Desde familias asfixiantes en las que, como en prisión, la primera obligación es escapar, a otras en las que sus miembros gozan, amén de los vínculos afectivos, de la necesaria autonomía para crecer individualmente. Me sorprende, sin embargo, y no deja de ser otra paradoja, que se nos obligue a examinarnos de teoría y praxis para conducir un vehículo pero sea tan elemental y primario el acceso a la condición biológica de padre. Por lo menos, hoy me han caído un auster y un tinto madrileño de crianza que me dispongo a descorchar ahora mismo. A vuestra salud.

4 Comments:

Blogger Mares said...

Afortunado eres en el momento de la corrección de exámenes.
Siguiendo la escala de puntuación que marcan las dádivas, que te regalen el ¿último? libro de Auster y un tinto madrileño es el equivalente al bien alto,
Un sobresaliente merecería cuando menos un Vega Sicilia junto con su respectiva edición de lujo de ¿El canadiense? por ejemplo.




Hablando de dádivas y regalos te regalo una curiosidad:
¿sabías que los reyes Magos fueron los que trajeron desde oriente los preservativos? LLegaron a Belén con sus dádivas, presentes y con dones . De ahí que ya no se hagan tan buenos filmes "La familia y uno más" ahora todo son cisnes negros o baladas tristes de trompeta.

Feliz día del padre, hermoso. Sé feliz tu que puedes o inténtalo.

16:25  
Anonymous Joana said...

Muy buena reflexión, cualquiera sirve en esta bendita sociedad para ser padre, no se les exige nada.
Enhorabuena por tu regalo, se nota que te conocen. Nada mejor que un libro y un tinto, aunque se han olvidado de la rosa y si es roja mejor.
Mi propuesta sigue en pie. Mares, te apuntas a las lecturas?

17:26  
Blogger Mares said...

Gracias Joana por la invitación, no había entendido los comentarios acerca de compartir lecturas y aunque estaría encantada de participar con mi grave voz ( tipo Chavela) entonando los diálogos de algún Cristobal Gazmoño, lamento confesar que tampoco tengo micro.

18:55  
Anonymous Joana said...

Pues lo dejamos estar, me apetecia escucharos, esto és muy soso, el lenguaje escrito necesita de la calidez del oral, pero que le vamos a hacer!!!

19:02  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home