Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

martes, agosto 26, 2008

Respeto

Otro de los temas recurrentes, de las cantinelas sempiternas, es que los chavales actuales se comportan peor que nosotros cuando éramos alumnos. Circulan por la red citas de clásicos, algunos tan remotos como Sócrates, en las que se manifiestan acerbas quejas por la actitud de los jóvenes, de modo que no hay nada nuevo bajo el sol. No creo que los jóvenes actuales estén peor educados que nosotros, y para ello basta leer las memorias de Baroja o la biografía de Richard Francis Burton, por citar un par de ejemplos que se me ocurren a vuelapluma. Yo mismo, que pasé a ojos de mis profesores como un alumno modélico (hasta los 16 años), guardo en el morral de la memoria algunas actuaciones que no son precisamente un paradigma de urbanidad. A la temprana edad de los 12 años fui expulsado de clase por el profesor de Religión, don Fernando (entonces los profes llevaban todos antepuesto el tratamiento) porque no tuve mejor ocurrencia que hacer el gesto de los cuernos con mis dedos a sus espaldas, con la mala fortuna de ser descubierto, a lo que sin duda contribuyeron las carcajadas compulsivas de mis compañeros al descubrirlo. Otro cura me sorprendió en una situación aún más embarazosa. Las escaleras del internado donde estudiaba eran harto pronunciadas, de modo que los chicos, apremiados por la revolución hormonal, adquirimos la costumbre de lanzarnos en plancha al suelo para avizorar la ropa interior de las profesoras. Entre ellas, gozaba de gran predicamento las piernas de nuestra profesora de Lengua (que espero no recale por azar en este liblog), y fue ella con quien fui descubierto por otro profesor de Religión, mientras procedía a mi reconocimiento visual. Uno cuenta esto con una enorme vergüenza, a modo de penitencia, para demostrar que en todos los tiempos cuecen habas y que, como dicen los católicos, quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me ha hecho gracia eso de que las citas de los clásicos circulan por la red. ¿Qué ha sido de los libros? ¿Ha pasado tanto el tiempo y no me he dado cuenta? Es cierto, las cosas, como usted nos cuenta, no han cambiado tanto.

12:50  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Escribo el blog con la voluntad de que sea espontáneo y auténtico, de modo que no paro mientes en el estilo, no al menos en la medida que sería deseable.

12:57  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home