Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

jueves, agosto 14, 2008

Asedio

La situación actual de la escuela pública es similar a la de un ejército menguante que sufre un asedio insoportable y se encuentra desprovisto de víveres y armamento mientras los mandos se dedican a pedir a los maltrechos soldados toda suerte de informes (por triplicado y por escrito, una copia para el interesado, otra para la administración y otra para la papiroflexia). No contentos con ello, los mandos entretienen su tiempo enfrascados en estimulantes polémicas, como si los soldados deben ser enterrados con un funeral católico, laico o polivalente y si la estadística de bajas debe realizarse con el Powerpoint o basta con un apaño casero. La verdad es que, a los mandos y su corte de corifeos (léase políticos y psicopedagogos, sucesivamente), la escuela pública les importa una higa. A los primeros, porque saben que su asalto al poder depende de las clases medias, y estas prefieren una escuela concertada libre de los para ellos elementos indeseables (inmigrantes, gitanerío y demás incordios) y a los segundos porque en su papel de maestros de ceremonias y guardianes de la moral pedagógica, con san Álvaro Marchesi a la cabeza, se encuentran a cubierto de las balaceras y los bombardeos. Con la que está cayendo ahí fuera, como para moverse, pensarán. Así las cosas, a mí, que tengo una incorruptible vocación de barojiano individualista y escéptico, muy proclive a la melancolía inerte y a la ataraxia superlativa, me acaban generando tal cabreo, tanta ira, que hacen que me sienta del lado de los indios, aunque sepa que los días están contados y que la situación es tan desesperada que ni nuestro Bogart del alma lo puede arreglar. Eso sí, espero que en el funeral católico, con toda la corte celestial y palaciega en primera fila, que inevitablemente sellará la muerte por inanición de la escuela pública, tengan el decoro de omitir mi nombre y el de unos cuantos compañeros de infortunio en el listado de bajas. Y ya puestos, que nos entierren extramuros, adonde la canalla.

7 Comments:

Anonymous Tito said...

No me gustaría que la escuela pública llegara a su fin. Ya he sufrido bastante la concertada. Supongo que mis padres me matricularon pensando que era mejor, pero por fin se han dado cuenta de lo equivocados que estaban.

15:11  
Anonymous Núria said...

En cap cas es pot permetre que l’escola pública atenga els col·lectius més marginals, o els alumnes que no vol escolaritzar l’escola concertada, perque posa en entredit el seu futur, i, al meu entendre, la cohesió social.

17:19  
Anonymous Anónimo said...

Compañero Juan: Suelo entrar en tu blog con cierta frecuencia; me resulta curioso y, en este caso, especialmente entretenido porque, como compañera actual en tu centro, juego a adivinar caras y nombres en algunos episodios que relatas. Precisamente porque en la mayoría de opiniones que expresas sobre la escuela pública coincido contigo, no puedo dejar de sorprenderme por lo que comentas en esta entrada. Como orientadora (imagino que formo parte de tu corte de psicopedagogos)me parece hiriente leer afirmaciones como que la escuela pública nos "importa una higa", o que en este asedio (real) que describes nos encontramos "a resguardo de balaceras y bombardeos". Obviaré que además me has llamado "corifea" :/ . Con todos nuestros errores, y evidentemente con las excepciones que quieras hacer, la mayoría de los colegas psicopedagogos que conozco trabajan muy duro, realizando tareas docentes y no docentes en general poco valoradas, por calladas y/o desconocidas por muchos compañeros, y con todas las limitaciones que se nos imponen (lo de los informes por triplicado me suena), para colaborar a que la escuela pública, por la que nos hemos movilizado y luchamos como el que más, sea un lugar donde esos, para algunos, "elementos indeseables", como todos los demás, disfruten de su derecho a una educación de calidad y ajustada a sus necesidades. En cuanto a nuestra cómoda situación a resguardo del peligro, sólo hace falta informarse, entre otras cosas, de los hermosos propósitos que "los mandos" han venido albergando para nuestro perfil recientemente. En fin, quisiera decirte que generalizar (sea con psicopedagogos, profesores de Lengua e incluso con políticos) es siempre peligroso, y que situar casi en las filas enemigas a profesionales que en definitiva luchan por lo mismo que tú, aun con otras armas(las que tienen o les dejan tener), pero en el mismo bando, no me parece muy justo.
Un saludo, P.

21:38  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Compañera P., es obvio que me refiero a los psicopedagogos que no trabajan dando el callo en los institutos, sino a aquellos que desde despachos blindados, ignorantes supinos de la realidad cotidiana, se permiten el lujo de darnos consignas y mantras. Y es obvio también que tu labor es tan respetable como la de un profesor de Lengua. Respecto a los políticos profesionales, permíteme que siga con mis prejuicios. Finalmente, gracias mil por leer mis extravagacias. Un abrazo. Juan

23:05  
Anonymous Anónimo said...

Juan siento discrepar, en mi autonomía es al contrario nos estan echando a los alumnos que vamos a concertados, para que paguemos privados, y la pública es a todos los niveles para los que hablen bien castellano y la otra lengua, que de seguir así va a ser la oficial, estamos pensando los que no la sabemos en marcharnos, y lo que no son de aquí viven un calvario. Ah y no es Euskadi. Todas las prerrogativas para lapública y para los que hablen la lengua local.

23:29  
Anonymous Núria said...

No sé de quina autonomia parles, però crec que pots estar tranqil,perquè la llengua autonòmica ha de lluitar molt encara per a convertir-se en la oficial. Al meu entendre, no hi ha res més enriquidor que educar-te en un centre plurilingüe.
Els alumnes de la concertada poden anar a la pública, no hi ha motiu per anar a la privada. Ningú els obliga.

09:33  
Anonymous Anónimo said...

Nuria hablo de esto no he entendido nada.

10:13  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home