Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

martes, julio 08, 2008

Más díscolos

Si algo tengo claro es que todo es confuso, y el amable lector me disculpará lo elemental de la paradoja. Saber por qué triunfamos o fracasamos en algunas parcelas de nuestra vida, entender los motivos por los que hay personas que nos provocan rechazo o afecto a primera vista, por qué nuestra estatura moral se agiganta o disminuye en determinadas tesituras, son preguntas me temo que sin respuesta, más allá de las elucubraciones de manual. Nunca sabré a ciencia cierta por qué suelo hacer tan buenas migas con los casos perdidos y tan malas con los alumnos de currículum inmaculado, pese a que yo mismo, hasta los 16 años, fuese más de la segunda cuerda que de la primera. Las cosas ocurren a veces sin más, sorprendiéndonos, pillándonos con el paso cambiado. De no ser así, de ser todo previsible y calculable, si la genética y el medio diesen con respuestas universales, no existiría la traición, ni la puñalada trapera, ni las agradables sorpresas. Tenemos, eso sí, tendencias, prejuicios, y yo confieso sin pudor alguno que me identifico más con las periferias que con los centros, con el último de la fila que con el exuberante vencedor que alza complacido la copa. De pequeño, desde mi condición de hijo de jornalero, tomé buena nota de la vacuidad inicua de los supuestos ganadores, y aprendí que la verdadera historia es siempre la que aparece a pie de página, no en los epígrafes. Eso explica que, muchos años después, aún recuerde a Luki, David, Merce, Conchi, como recordaré al mítico Seballos, y se me hayan desdibujado, con alguna excepción como Superlópez, los rostros y los nombres de tanto chico 10.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Qué injusto es el mundo a veces! ¿Qué hay entonces de esos pobres alumnos que te han idolatrado y ello les ha ayudado a superarse día a día en tu asignatura por el simple hecho de demostrarte que les importas?

15:20  
Anonymous angela said...

Siempre tendemos acercanos a lo que no hemos sido , es esencial en la naturaleza humana. A mi me pasa con mi hija, yo , recibí un educación radical ( OPUS DEI ), y yo en cambio la he educado y ha estado en colegios en que se implanta una educación completamente distinta, quiero que disfrute lo que yo no disfrute.

13:53  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home