Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

sábado, junio 28, 2008

Reyezuelos

Ocurre con las personas, no me atrevo a afirmar si frecuentemente o no, que la ocupación de cargos hace que aflore lo peor de ellos, que muestren su perfil más visceral. He asistido a la lenta metamorfosis de personas otrora sosegados y prudentes en seres beligerantes y despóticos. De entre todos los directivos que he tenido, sobresalen negativamente un director en Fuenlabrada, una directora en la Sierra Norte y una jefa de estudios adjunta en la zona Este. Se me permitirá no ser más explícito, mi situación económica no está para pleitos. El primero de ellos era un tipo de aspecto falsamente quijotesco. Algo desarbolado en su luenga figura, con un bigote que parecía el arco triunfal de una dentadura descuidada, nada me hizo sospechar, al conocerle, que semejante figura albergaba todo un reyezuelo. Su primera pregunta, que ya debiera haberme hecho sospechar, de no ser por mi proverbial tendencia a la inopia, fue si no nos conocíamos. Al negarlo, insistió en si no habíamos coincidido en un curso para directores. Que yo haga un curso para directores es tan improbable como que Rouco Varela, arzobispo de Madrid, haga un curso sobre el Kamasutra. El caso es que, no bien llevaba un par de meses, cuando fui urgentemente convocado a una reunión. Al entrar, una docena de solemnes figuras, enmudecieron al verme. Allá estaba la plana mayor del colegio y su guardia pretoriana. Tras afirmar que sus padres le habían educado muy bien, algo que no puedo dar por bueno ni rebatir, me dijo, mirándome directamente a los ojos, que no iba a tolerar ver su nombre arrastrado por el lodo. No salía de de mi asombro. Todo mi delito era haber reivindicado que una profesora interina, nombrada por el ministerio para ayudar en tareas docentes, no fuese destinada a tareas administrativas, de apoyo a la dirección. En otra ocasión, al tomar él partido por las madres en un conflicto, por una nimiedad, con un equipo de profesores, e incluso por haberlas alentado a la revuelta, le reproché en una reunión su comportamiento tendencioso. Cuando acabó la misma, ya a solas, me espetó: no sé por qué no te pego un par de hostias. Eso sí, el sujeto de marras, y su equipo de confianza, votaban todos a la izquierda y tenían un irreprochable discurso progresista, como la jefa de estudios de la que hablaré a continuación.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

MONEDA
A un hombre
varias caras
le hacen ser:
una, la que muestra,
las otras, no se ven.

00:30  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home