Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

viernes, septiembre 09, 2011

Cuando las barbas de Dickens veas mojar...

En enero de 1842, tras sortear varios contratiempos, Charles Dickens logró por fin, a bordo del Britannia, viajar a Estados Unidos. Lo que prometía ser una marcha triunfal, se convirtió en una pesadilla. Comprobó que, en efecto era un autor muy popular allende los mares, pero también que no veía ni un centavo por tan elevadas ventas. Le sorprendió desagradablemente la superficialidad del pueblo norteamericano, y su ausencia de sentido del humor (llegó a afirmar que en todo el tiempo que pasó allí, solo se escuchó reírse a sí mismo). No es extraño que, al partir, anotase en su cuaderno: zarpamos de Nueva York el martes 7 de junio: ¡hurra! Y es que, en demasiadas ocasiones, no hay nada peor que materializar un sueño. Tengas pleitos y los ganes, que diría un clásico.

3 Comments:

Anonymous Penélope said...

Puede que sea doloroso materializar un sueño, pero vivirlo de forma continuada puede desncadenar terribles consecuencias, y en el peor de los casos caer en el síndrome de Clerembault.

Nada que ver con Dickens por supuesto, pero sí con el mundo onírico, llevado a límites extremos. Suerte tienen los quqe cuentan con amigos que les cortan las alas a tiempo.

Que tengas un buen finde.

11:15  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Amiga Penélope, a veces las alas se cortan solas, porque eran de papel, como algunos tigres, y nunca tuvieron una real vocación voladora.

17:18  
Anonymous Penélope said...

Mira que de ser as-i, parchearlas es bien fácil :)

08:22  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home