Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

martes, febrero 21, 2012

Más testosterona, jefe

En este país, parafraseando a Larra, la testosterona siempre ha gozado de buena prensa y una nutrida legión de feligreses. Es salir un maromo (o maroma achulapá) con la sonrisa ladeada, el ademán impasible, exhibiendo colmillo, el gesto atrabiliario, el verbo sulfúreo y la mano rascándose los genitales, y ponerse el personal a aplaudir a rabiar. Lo de menos es que el discurso sea un insulto a la inteligencia, un manojo de tautologías, obviedades, lugares comunes y falsedades retrógradas, un brindis al sol, porque la ciudadanía no está para sutilezas, y lo que quiere es un eslogan con mucha grasa para llevarse al estómago y matar el hambre. Estos caudillos mostrencos abundan en los últimos tiempos y algunos incluso han logrado el clamor de las enfervorecidas masas. De tal altura es la ola tabernaria que nos anega que si por casualidad aparece un tipo de buenos modales, carácter afable y voluntad conciliadora, de inmediato se le pone bajo sospecha y tras un juicio sumarísimo se le condena por hipócrita o, sencillamente, por maricón, que es palabra grata al clan cavernario. Dios les bendiga.

4 Comments:

Blogger Mares said...

Ay Juan! no sólo es a los hombres a los que se les exige niveles de testosterona ajustados a las distintas situaciones, a las mujeres también se nos exige sacar pecho (cof, cof ) de cuando en cuando y así o te ahuecas como gallito de pelea para conseguir escalar tu palo del corral o no eres nadie.

De todos modos ya lo dice el refrán del toro manso líbreme Dios...

mares

21:21  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Y del bravo también, mares.

21:30  
Blogger Mares said...

Para librarse de los bravos lo mejor es tener el sentido del humor intacto. Yo suelo decir eso de que Dios me de paciencia para aguantar a tanto bravo, porque si me da fuerza le meto una ostia que le arranco la cabeza, jejejeje claro que también esta la opción de buscarse un cuñado que te saque del apuro como el de este otro chiste:

Ta chammmmmmmmm!!

Ayer fui con mi novia para celebrar nuestro aniversario, y se nos unió mi cuñado. No veas que emocionante, cuando estabamos en los postres nos salió un toro bravo y si no llega a ser por mi cuñado y sus muletas no lo contamos

Tambien es casualidad que justo haya ocurrido con tu cuñado torero.

Dice nooooooo que vaaaaaaaaaa mi cuñado lo que es es parapléjico.

´Conste en acta que este chiste interpretado gana mucho , jejejeje.

Vale vale, me callo, me voy a cenar, feliz noche.

21:51  
Anonymous Anónimo said...

Para que a un tipo de buenos modales, carácter afable y voluntad conciliadora, no se le ponga bajo sospecha ni se le condene, debería contar con un equipo de jueces afín y si lo que se encuentra es un conglomerado de achulapaos, ya puede tirar la toalla desde el principio, que el caso está cerrado antes de abrirse.

A ese tipo, yo le aconsejaría que luciera la mejor de las sonrisas, cuando tuviera a los maromos/as delante, ya se sabe, "A mal tiempo buena cara", pero que no les dedicara ni un segundo de su tiempo cuando los perdiera de vista.

Lady C

12:15  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home