Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

lunes, enero 31, 2011

DE DIOSES Y HOMBRES Clip_1_VOSE

De dioses y hombres, la película de Xavier Beauvois, refleja dos conflictos: uno exterior, el que afecta a la guerrilla islamista y el ejército argelino, y otro interior, el de la comunidad de monjes cistercienses de un monasterio junto al Atlas, indecisos acerca de qué actitud tomar, rehenes como son de una situación poliédrica, con múltiples caras. Dado que, en términos generales, me parece una obra muy recomendable, me permitiré comenzar con los aspectos que menos me han gustado: alguna sobreactuación y el déficit de análisis del contexto. En lo concerniente a sobreactuaciones, creo que Lambert Wilson, en el papel de Christian, subraya en exceso la contradicción interior que lo aflige, su miedo al error, el pánico a tomar una decisión que contradiga sus convicciones. Y acerca del contexto, creo que este no queda lo suficientemente explicitado, produciéndose una, en mi opinión, innecesaria y excesiva recreación de la vida cotidiana en el monasterio, en detrimento de otros asuntos relevantes. Dicho esto, el film pone de manifiesto la ratonera en la que se encuentran los monjes. Comprometidos como están con el servicio a una sociedad depauperada que ve en ellos "la rama sobre la que posarse" (como afirma un personaje) deben armonizar un imposible: el instinto de supervivencia y la coherencia con su credo. Son de destacar, especialmente, los actores Michael Lonsdale y Jacques Herlin, la fotografía y el entorno en que se llevó a cabo el rodaje, así como la sobriedad del planteamiento y la verosimilitud con que se reproducen las interrelaciones comunitarias. Acabaré mencionando un detalle que me pareció especialmente brillante: en un paseo por el bosque, el abad se sienta en una roca junto al lago y acaba adoptando una posición que, vista a contraluz, hace que su silueta se confunda con la masa rocosa, evidenciando de este modo su arraigo a la tierra en que se halla.

3 Comments:

Blogger Iris said...

Muchas gracias por la crítica, Juan. Permíteme decirte que no debería estar aquí en este blog. No quiero decir con ello que no sea su sitio, ni mucho menos quitarle la categoría que tiene. Para mi es uno de los mejores de la red, por no decir el mejor. Lo que quiero decir es que muchas de las críticas que nos ofrecen las revistas especializadas, no tienen ni punto de comparación con ésta que nos dejas aquí.
La tengo en cuenta.
Thanks
Y ahora una simple curiosidad. ¿Se te ha comido la lengua el gato? (bromeo,eh,ya se sabe que hay quien habla y otros que no callan, je,je)
Bueno, no te mareo más!!!

20:46  
Blogger Juan Fernández Sánchez said...

Hola, Iris. Procuro hacer pocos comentarios porque ya me expreso a través de las entradas, pero por supuesto que agradezco vuestros comentarios y vuestra generosidad. Y en cuanto a la importancia de los medios, a mí me va bien con el blog, y no creo que me contraten en Babelia.
Un abrazo.

21:03  
Anonymous Iris said...

Pues eso que se pierden!!! Tendremos que traerles por aquí y que comparen.

22:14  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home