Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

jueves, enero 31, 2008

Vida y destino


Vitorio Grossman es mucho más que un novelista: es un registrador de la impropiedad humana. Con sobrecogedora lucidez, y con una maestría que a fuer de sutil puede pasar inadvertida, reinventa un universo habitado por seres prisioneros de sí mismos y de las circunstancias y muestra una surtida variedad de arquetipos: la mujer adicta al fracaso, la joven que deja pasar los trenes que paran en su puerta, el empeñado en dar siempre una vuelta más de tuerca, el héroe disfrazado de cínico, los comisarios políticos y morales. Por sus páginas, como por las ventanas de un tren que corre desbocado hacia el abismo, desfilan todas las grandezas y miserias humanas: la generosidad, la indulgencia, la neurosis, la cobardía, la pusilanimidad, la contradicción, la valentía, la belleza, la indigencia, el arribismo, el dogmatismo, el desinterés, la sensibilidad. A veces uno se pierde gustoso en la maraña de nombres y apodos, en el cruce infinito de relaciones, pero siempre hay un cabo suelto que te rescata. Libro de portentosa técnica, de extrema dureza, un descenso a los infiernos de la mano de un guía dispuesto a no ahorrarnos ningún paraje por escabroso y desolador que sea, imprescindible en estos tiempos de anorexia mental y ética, escrito por un gigante que se eleva sobre sus propias carencias y nos lega un tesoro con el que recobrar nuestras almas vendidas al diablo. La grandeza reside en no bajar jamás los brazos, aunque sepamos que el crupier hace trampas y el resultado esté adulterado. Y en que, aunque seamos proclives a la melancolía, nunca perdamos ese último resto de decencia que nos permite mirar más allá de nuestro céntrico ombligo.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home