Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

sábado, septiembre 06, 2008

Santoral

Si hay algo en lo que coinciden los ortodoxos de izquierda y los de derechas, es en la necesidad de disponer a mano de una serie de iconos o santos a los que venerar. En un caso, los prefieren con un toque gore: parrillas al rojo vivo, clavos, espinas y cilicios; en otro, les apasiona el modelo que, muy a su pesar, podríamos definir como americano. Viene esto a cuento de un reportaje sobre Daniel Pennac que aparece hoy en Babelia. Me consta que, también aquí en España, son legión sus seguidores y que, con cierto sarcasmo, podríamos hablar de un club de fans. Siento una desconfianza instintiva hacia todos aquellos que parecen haber descifrado la piedra de Rosetta y se dignan, compasivamente, a hacernos una traducción por un módico precio en dinero y en especie. Son asiduos de los medios de comunicación, personajes mediáticos que proclaman sin asomo de duda a los cuatro vientos su verdad arduamente conquistada y se nos presentan como modelos a imitar. Echo a faltar en muchos de ellos algún gramo de ironía, algún mejunje para rebajar la densidad de sus profecías, de sus recetas universales. Con aire condescendiente, se avienen a compartir con nosotros la fórmula del éxito, con palabras que más parecen un manual de autoayuda que un discurso serio. Lo que Pennac, sucintamente, viene a decirnos, es que transmitamos nuestra pasión por la literatura, que practiquemos la empatía, que no subestimemos a nuestros alumnos, que demos prioridad a la comprensión sobre la memoria y alguna otra consigna que nos remite a nuestra ILE y a Giner de los Ríos. Cómo estar en contra. Pero para decir semejantes obviedades no hay que ponerse tan solemne, tan fatuo, ni mostrar con orgullo apenas disimulado su rosario de éxitos. Es probable que los responsables de esta entronización, de estas canonizaciones más o menos laicas, no sean los Pennac y compañía, sino una sociedad inmadura que, en cierto modo, lo que ha hecho ha sido sustituir una liturgia y unos oficiantes por otros. Recomiendo en este sentido la obra de George Steiner Nostalgia del absoluto. Lo que intento explicar es que en la eterna pugna entre Sartre y Camus, yo estoy del lado de este último, aunque, a diferencia de aquel, ni siquiera tuviese la oportunidad de rechazar el Nobel porque nunca llegaron a ofrecérselo.

5 Comments:

Anonymous Núria said...

¿Qué pretendes, acabar con nosotros? La obra de Steiner a que haces referencia es para hacer una lectura reflexiva tan profunda que nos puede dejar exhaustos. Su intento por intentar demostrar que es imposible sustituir el vacío teológico por la verdad cientifica,puede llevarnos a replantearnos tantas cosas que mejor será dearlo para otra ocasión.

21:39  
Anonymous Anónimo said...

Está claro que nada puede evitar "el absurdo" de la vida, pero creo que debemos luchar contra él. Evidenciarlo me parece un error demasiado peligroso.

08:54  
Anonymous Anónimo said...

¿De qué absurdo estamos hablando?

10:14  
Anonymous Anónimo said...

Del que proclama Camus.

11:30  
Anonymous Anónimo said...

Ah.

11:46  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home