Blog de Juan Fernández

De todo un poco, como en botica. Apuntes medioseculares, donde, por hablar, se habla hasta del gobierno. Este blog cuenta con la bendición de los siguientes santos: San Woody, San Humphrey, San Frank McCourt, Santa Almudena, Grande de España, patrona de los canadienses, y Santa Dorothy Parker. Borrachos y borrachas de sombra negra, abstenerse.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

miércoles, febrero 08, 2012

Jeremy Denk

Jeremy Denk Plays IvesUn principio elemental de la mecánica artística dice que el grado de fatuidad de un creador es inversamente proporcional a su talento y a su sentido del humor. Jeremy Denk está especialmente dotado en los dos últimos campos, por lo que puede permitirse el lujo de practicar la autoparodia y mostrar sus debilidades. En un breve ensayo recientemente publicado relata el proceso de grabación de la sonata Concord, del compositor Charles Ives. Cualquiera que haya escuchado su voz grabada está al tanto de la distancia que hay entre lo que oímos en el artilugio electrónico y la voz que percibimos al hablar. Algo similar, pero a mayor escala, es lo que le ocurre a Denk cuando escucha el resultado de la grabación en el estudio, la esquizofrenia de estar escuchando a la vez lo que quería tocar y lo que el micrófono registró. Obviamente, esa distancia, con frecuencia sideral, es la que media entre cualquier creación y el propósito original del autor, de ahí la eterna insatisfacción de quien tiene la decencia de admitirlo.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Decía un amigo, los pájaros no cantan para agradarse, cantan porque son pájaros y no saben hacer otra cosa.
No hay retribución psicológica que nos embriague de autocomplacencia, algunos nacisteis para escribir, para educar, para enseñar, y otros afortunadamente estamos aquí , impacientes, aprendiendo a disfrutar de vuestros cantos, dejando que pase el tiempo, agradecidos.

mares

21:25  
Anonymous Anónimo said...

Para el carro, Mares, no creo en la jerarquía de los creadores, cualquiera que se lo proponga lo es, a menudo sin proponérselo. Y nadie nace con su destino en el morral. Un abrazo y gracias por El Manifiesto. Juan

21:34  
Anonymous Anónimo said...

Totalmente de acuerdo, Juan y si no que le pregunten a Gustave Courbet. ¡Ay, si levantara cabeza! No sé si en su momento quedaría satisfecho con su creación, pero ahora, visto lo visto. se lamentaría de no haberse mostrado un poco más vanguardista.

Una eterna Insa

23:38  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home